Translate

09 mayo, 2017

La periodista del mes de IJNet: Farahnaz Mohammed

La carrera periodística de Farahnaz Mohammed la ha llevado de su Jamaica natal a lugares como Argentina, Hong Kong, Alemania y Estados Unidos. "Recuerdo haberme dado cuenta desde muy temprana edad lo mucho que estar en otro país hace por ti", dice. "Cambió mi cosmovisión por completo". Pero empezar no fue fácil. Cuando comenzó a buscar trabajo, becas y oportunidades para ser freelancer, notó un problema recurrente: muchas de esas oportunidades solo eran para ciudadanos estadounidenses o europeos. "No se ve a mucha gente que no sea estadounidense o europea firmando en periódicos internacionales", dice. "Pero eso está cambiando, y creo que hay más oportunidades ahora que nunca, aunque sigue siendo bastante difícil". Tras hacer una maestría en periodismo en la Universidad Northwestern, su firma ha aparecido en The Huffington Post, The Guardian, sitios como el Women's Media Center e incluso IJNet. Hoy reside en Londres, donde su trabajo más reciente se desarrolló en HackPack, un sitio que conecta a periodistas, fixers y editores de todo el mundo. Mohammed habló con IJNet sobre sus secretos para convertirse en una periodista trotamundos. ¿Qué hizo que decidieras convertirte en periodista? Siempre quise ser periodista, pero me decían lo que nos dicen a todos: que no se gana dinero. Mis padres son médicos y empecé a enfilar hacia la medicina, pero mientras estaba estudiando para los exámenes, empecé a escribir un blog solo por diversión, y pronto me di cuenta de cuánto odiaba la medicina y cuánto me gustaba el blog. Envié una postulación al programa de periodismo de Northwestern y me dije que si entraba con la poca experiencia que tenía, era un mensaje del universo para dedicarme al periodismo. Entré y abandoné la medicina; no sé cómo mis padres se sienten al respecto. El año pasado te eligieron para el Fondo de Innovación Knight-Vice, una posibilidad que encontraste en la sección de oportunidades de IJNet. ¿Cómo te ha ayudado IJNet en tu carrera? IJNet fue uno de los primeros lugares con información para periodistas bien organizada, accesible y gratuita, y que reconoció que los periodistas internacionales tienen muchas más dificultades. Recuerdo haber leído IJNet incluso antes de entrar en la profesión, y fue muy alentador, especialmente al ver que gente como yo, que no tenía un pasaporte estadounidense o europeo, podía lograrlo. Recuerdo ir a la página de oportunidades cada día durante años y postular, y la beca Knight-Vice fue una de esas postulaciones. Nunca esperé conseguirla, y todavía estoy asombrada por haberlo hecho. Y eso fue IJNet. Puedo decir que muchas cosas impulsaron mi carrera, pero ese fue un gran paso hacia delante. ¿Cómo llegas a las historias que escribes como freelancer? Creo que una habilidad que tienes que aprender es a mantener los ojos abiertos. Por ejemplo, la última historia en la que trabajé [sobre cómo las mujeres reaccionan al trauma] provino de algo que una amiga dijo de pasada. Empecé a investigar, y me di cuenta de que había muchas mujeres desesperadas por hablar sobre eso. Se trata de mantener los ojos abiertos, tanto con algo que un amigo dice o a la hora de ver algo que alguien hace. Hice una nota sobre el suicidio en Guyana. La historia se me ocurrió mientras trabajaba en otro proyecto sobre salud en el Caribe. Vi una estadística y me dije: "Esto es notable, debo escribir sobre esto". Mucha gente dice que lo mejor es encerrarse en una habitación a pensar en ideas, pero nunca he conseguido que eso funcione para mí. ¿Tienes algún consejo para quienes quieran iniciarse en el periodismo? Honestamente, creo que al principio –y esto es algo que me diría a mí misma también– el mayor enemigo es tu propia confianza en ti mismo. Es común decirte a ti mismo que nadie se va a interesar en lo que dices o que nunca vas a conseguir nada, especialmente si quieres publicar fuera de tu país. Todos viviremos rechazos pero siempre me ha sorprendido el hecho de que los editores estarán más interesados en ti si te vendes con confianza. Realmente quieren escuchar una historia bien contada. Así que si tienes una, proponla a The Guardian primero y luego a otro medio más chico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario