Translate

28 marzo, 2017

Especial 24 de marzo y otras noticias alternativas de La Retaguardia

http://www.laretaguardia.com.ar/2017/03/24-marzo-2017.HTML

En otra jornada callejera memorable, incalculables centenares de miles de personas colmaron los alrededores del Congreso hasta la Plaza de Mayo. Para qué ensayar un número preciso si para algunos funcionarios hay cifras más importantes por discutir. Sin dudas, los embates políticos del gobierno de Macri contra la construcción de Memoria, Verdad y Justicia, impulsaron a más gente que nunca a sumarse a alguno de los tres actos políticos, a todos, o a ninguno, pero a estar en la calle. (Fotografías de Agustina Salinas y Texto de Fernando Tebele para La Retaguardia)



"Estoy contento", respondió Carlos Lordkipanidse, el Sueco, cuando le preguntamos, en la apertura de la radio abierta que realizó la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) en el acto del Encuentro Memoria Verdad y Justicia (EMVyJ), de qué manera vivía un 24 de marzo alguien como él, que sobrevivió a la ESMA. Seguramente, en esa respuesta que puede sonar quizá contradictoria, que alguien que sufrió las peores torturas que se puedan imaginar (y las peores de las que ni podemos pensar como posibles) pueda estar contento cuando recordamos el golpe de Estado de 1976, esté la diferencia entre ser o no ser un militante político. 


A poco metros, como parte de la numerosa columna de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), están Miriam y Flavia, la mamá y la hermana de Álvaro Nicolás Soriano, el joven asesinado a plena luz del día por una bala policial hace pocos meses. Lloran. No pueden contener la angustia. Apenas hablan. Flavia, la hermana, ensaya una disculpa innecesaria por haber rechazado una entrevista que le pedimos un día, sin saber que apenas horas antes había enterrado a su hermano; nosotros deberíamos disculparnos. María del Carmen Verdú le explica diferencias entre prensa alternativa y tradicional. Entre dejar pasar primicias por estar al lado de las familias y respetar sus tiempos, o estar cerca solo para tener la primicia. Es la primera vez que van a una marcha de 24 de marzo; tal vez sea la primera marcha a la que asisten en sus vidas. Todavía no son militantes políticas, apenas si pueden ser ahora familiares desconsoladas que aún no sienten que caminar con otros pueda mitigar ese dolor incontenible. Pero están ahí, como el Sueco y demasiados más, encarnando el linkeo siempre necesario entre el ayer y el hoy, entre el Terrorismo de Estado que persiguió, torturó y desapareció a aquellos jóvenes idealistas y formados políticamente, con este Estado que de manera sistemática persigue a estos jóvenes que no han tenido ocasión de ser formados más que por la pobreza estructural en la que crecieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario