Translate

27 diciembre, 2018

Vender marihuana: la apuesta de una ciudad desértica en crisis


https://www.nytimes.com/es/2018/12/14/marihuana-california/?emc=edit_bn_20181218&nl=boletin&nlid=7931977520181218&te=1

NEEDLES, California — Jeff Williams, el alcalde entrante de esta pequeña ciudad desértica cerca de la frontera con Arizona, arrestó a mucha gente por vender marihuana cuando trabajaba como alguacil del condado. Votó en contra de la legalización de la droga en un referendo estatal de 2016.Sin embargo, Williams también sabe que la ciudad en la que ha vivido desde que estaba en segundo grado de primaria ha vivido épocas mejores. Los empleos relacionados con el ferrocarril han desaparecido en su mayor parte. Además, la gente ya no se detiene en la vieja Ruta 66 como solía hacerlo.
Por eso, Williams, un hombre delgado de 54 años, se ha convertido en el insólito líder de la peculiar iniciativa para que Needles se convierta en un nuevo tipo de ciudad industrial dedicada al creciente negocio del cannabis.“Si una pequeña comunidad como esta no crece, entonces comienza a morir, y nosotros estamos viviendo esa etapa”, comentó Williams. “Había que hacer algo al respecto”.
Desde 2015, el ayuntamiento de esta comunidad firmemente republicana de cinco mil habitantes ha aprobado 81 permisos para negocios de cannabis. Cuatro tiendas están vendiendo marihuana, alrededor de cien veces el número de dispensarios por persona en todo el estado.
Casi cada cuadra de Needles tiene un edificio en ruinas como el viejo Relax Inn, que está siendo remodelado para albergar un centro de cultivo de cannabis. O un edificio nuevo que se destinará a la fabricación de aceites y productos comestibles de cannabis. Si todos los proyectos se llevan a cabo, los funcionarios locales esperan que generen más empleos —se calculan 2100— de los que hay en Needles en total.
“Casi todos en la ciudad tienen un hermano, un tío, una hermana, una tía, un primo o ellos mismos trabajan en la industria”, dijo Rick Daniels, gestor municipal, durante una entrevista en el ayuntamiento de Needles, de un solo piso.
Si Needles, California, suena conocido, es por un motivo. La histórica Ruta 66, la carretera que tomaban todas las personas que viajaban hacia el oeste para establecerse en el sur de California durante el siglo XX, atraviesa la ciudad. Needles era la primera parada de la familia Joad en California, en la novela Las uvas de la ira, de John Steinbeck.
Needles también fue el primer lugar donde las tripulaciones de los trenes de carga intercambiaban turnos en su camino al este desde Los Ángeles. Eso generó cientos de empleos.
Sin embargo, como muchas otras pequeñas ciudades camino a Los Ángeles, Needles solía ser mucho más importante. El ferrocarril recortó el tamaño de sus tripulaciones de trenes y el elegante almacén en Needles casi siempre está vacío. La ciudad perdió su última tienda de abarrotes en 2014. Más de un cuarto de los residentes de la ciudad viven por debajo del umbral de pobreza. Poco a poco los empleos y la gente migraron a otros lugares.




No hay comentarios:

Publicar un comentario