Translate

06 diciembre, 2017

Ana Esther Ceceña: Las nuevas formas de hacer la guerra

https://www.alainet.org/es/articulo/187552
La experta mexicana que analiza el vínculo entre el modelo extractivista, territorio y militarización, Ana Esther Ceceña, estuvo por Paraguay y conversó con el investigador local Abel Irala.

 Asunción, 21 de agosto de 2017 (BASE-IS) En julio pasado Ana Esther vino al país para dar la conferencia “Estado, geopolítica y procesos sociales en América”, que formó parte del Primer Congreso Paraguayo de Ciencias Sociales.

Coordinadora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, la analista se caracteriza por su visión aguda de las nuevas formas de hegemonía mundial, donde la militarización de territorios tiene un gran protagonismo.

“La guerra se está dando no tanto como guerra declarada, que era un poco la que estaba vinculada a estas bases (militares) fijas y grandes y bien establecidas u ocupación declarada, sino como una guerra difusa, porque me parece que tiene ese carácter, que es una guerra como reptante, que se va deslizando por la superficie y por ahí va corroyendo todo. Y desde el momento que emerge a la superficie, pues es guerra que tiene todas las condiciones para hacer. Es decir, ya destruyó aquello que podía permitir que las poblaciones resistieran”, dijo.

Esa fue la reflexión que profundizó con Irala, durante una caminata por el centro asunceno, en la zona de la Plaza Uruguaya. Especialmente hablaron sobre la hegemonía estadounidense en América Latina y el rol de Paraguay en eso.

“No solamente Paraguay es importante en sí mismo por lo que tiene y por lo que es, sino por las posibilidades que da de impacto e irradiación hacia el resto del Cono Sur”, reflexionó.

Aquí la charla completa:

Abel Irala: Pareciera que hay una re-edición de la formas de dominación a lo largo del continente. Y en esa forma de dominación en Paraguay también van surgiendo elementos nuevos. Tradicionalmente hablábamos de las bases militares con presencia física, con gran despliegue de infraestructura, soldados, aparataje y la presencia estadounidense como muy visible. Posterior a eso estamos observando algunos fenómenos que parecieran nuevos y que pasan desapercibidos. La presencia del Comando Sur mucho tiene que ver con asesorar operativos de asistencia social y médica y humanitaria. Se han realizado los Comandos de Operaciones de Emergencia (COE), que se instalaron en 2014 en el departamento de San Pedro. La participación activa de un grupo de élite de las Fuerzas Armadas paraguayas en todas estas olimpiadas de los comandos, tutoreados por el Comando Sur, parecen decir que este es un año especial en que Paraguay recibe a todas las fuerzas de la región y del continente. Y otro fenómeno nuevo es que en el 2015 y 2017 el Senado paraguayo aprobó el ingreso de tropas estadounidenses para realizar los operativos combinados o JETS, donde los marines estadounidenses ingresan al país y se quedan por un periodo de tiempos a desarrollar entrenamiento para la lucha anti-terrorista en Paraguay. Y son informaciones que pasan desapercibidas en los medios de comunicación. Como hay tan poca información también el debate es mínimo. ¿Qué significa esta presencia en Paraguay, un país tan pequeño, aparentemente insignificante en cuanto a población, territorio…con una clase política manejada y dependiente de los poderes externos…y pareciera que estas son actividades sueltas en la vida política del país y al hacer de los movimientos sociales, básicamente en relación a la tierra y la defensa de comunidades?

Ana Esther Ceceña: Por un lado es que efectivamente el estilo de hacer la guerra o de tener presencia de control en los territorios, pues ha ido variando. Una de las cosas importantes es que le hacía falta al Pentágono reducir sus costos fijos. Entonces el tipo de bases militares que ahora está usando podríamos decir que son mucho más ligeras, más flexibles, más adaptables a contingencias ocasionales.

Ellos no están pensando ahora -excepto en algunos territorios en particular- en colocar tropa fija en los lugares, sino tener las condiciones infraestructurales como para que en cualquier momento que haga falta se puedan mover los efectivos militares, tengan ahí todas las condiciones logísticas para operar y esto lo puedan hacer en un tiempo muy corto.

Uno de los elementos importantes es la capacidad de respuesta rápida. Entonces lo que están pensando y están haciendo es tener basecitas pequeñas que cuando son de operación directa son bases más de tipo logístico.

Por ejemplo, la que van a colocar ahora en la triple frontera entre Brasil, Perú y Colombia es una que le llaman base logística. De manera que ahí no se van a quedar soldados, sino ahí lo que se va a quedar es suficiente combustible, municiones, cargamento, para que cuando haga falta utilizarla… pues simplemente llegan los hombres sin necesidad de venir cargando su equipo y ahí lo tienen disponible.

Este tipo de bases más flexibles tiene muchas virtudes, una es que la sociedad estadounidense no protesta tanto porque le mandan a sus hijos a una base de guerra en otra parte del mundo por mucho tiempo, otra es que en términos de costo son mucho más fáciles de cubrir y la otra es que también involucran a muchas de las fuerzas armadas de las regiones.

Por ejemplo, esta base que van a dejar ahí se supone que va a estar a cargo de los brasileños, pero en realidad va a ser una base que van a estar usando todos, pero por supuesto bajo la directiva un poco del Pentágono.

Entonces cambia el carácter, pero también cambia el tipo de guerra. Por ejemplo esta base -la menciono tanto porque es como la de vanguardia ahora, la última que están instalando incluso después de los COE- es una base de contingencia humanitaria.

Hoy las guerras en realidad son guerras que se provocan a través de la ruptura del tejido social, de la creación de condiciones de desestabilización, decadencia, digamos de precarización de las poblaciones y entonces por eso adquieren este carácter que se supone de humanitario. Entonces hay que dar respuesta a la hambruna que hay en tal lugar…y claro, no se pone uno a hacer el seguimiento de que la hambruna fue provocada para después poder darle solución, para poder intervenir solucionándola. Ese es el esquema, más o menos, que están siguiendo, y entonces la guerra se está trabajando no tanto como guerra declarada, que era un poco la que estaba vinculada a estas bases fijas y grandes y bien establecidas u ocupación declarada, sino como una guerra…yo lo llamo guerra difusa, porque me parece que tiene ese carácter, que es una guerra como reptante, que se va deslizando por la superficie y por ahí va corroyendo todo. Y desde el momento que emerge desde la superficie, pues es guerra que tiene todas las condiciones para hacer. Es decir, ya destruyó aquello que podía permitir que las poblaciones resistieran.

Un ejemplo, no es propiamente lo que se llama la guerra: Estas entradas masivas de capital al campo, por ejemplo. Que…uno diría “bueno, esos son negocios, eso no es la guerra sin la fuerza bélica”.

¿Pero qué es lo ocurre cuando entran capitales, entran grandes finqueros…con el tipo de tecnología Monsanto?

Y en todo ese esquema lo que hacen es que por un lado al campesino le quitan la tierra, y si no le quitan la tierra le arruinan su capacidad de reproducción de la tierra, porque le meten semillas terminator, por ejemplo, o semillas que están ligadas al uso de agrotóxicos, que tienen que comprar, y entonces solo lo lleva a endeudamientos muy complicados que luego, por supuesto, no puede cubrir…porque esto es un esquema que va así como en un ascenso en forma de espiral y que lleva a un callejón sin salida. Entonces a partir de ahí el campesino o el poblador ya no puede reproducir sus condiciones de auto-sustentabilidad, queda siempre dependiente de obtener algo fuera de sus propias condiciones y su economía campesina o la manera en que acostumbraba reproducirse.

Eso es una manera de fragilizar a las poblaciones.

Yo digo…no es la guerra tal y como la acostumbramos a percibirla, pero a mí me parece que lo que nos está faltando darnos cuenta es que hoy el capitalismo es un capitalismo de guerra y hace la guerra en todos los terrenos: hay guerras financieras, hay guerras económicas, hay guerras territoriales, hay guerras virtuales, mediáticas…todas las dimensiones de la organización de la vida están siendo tocadas por un estilo de entender la relación como amigo-enemigo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario