Translate

11 diciembre, 2017

Heroína en sopas y caramelos: cómo los cárteles traspasan las fronteras de Estados Unidos

https://www.nytimes.com/es/2017/12/05/narcotrafico-frontera-comida-cartel-ipala-muro-eeuu/?em_pos=large&emc=edit_bn_20171205&nl=boletin&nlid=79319775&ref=headline&te=1

Por 
ALTIMORE — El último día de enero de 2014, a los agentes especiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas les llegó la información: una persona estaba a punto de aterrizar en el aeropuerto de Baltimore con un gran cargamento de drogas.
Unas horas más tarde, los agentes le solicitaron al hombre en cuestión —el guatemalteco Édgar Franco López— registrar tres grandes bolsos de viaje que estaba metiendo en un auto afuera del aeropuerto. Sin embargo, los agentes solo encontraron comida. Así que se la jugaron con una mentira: dijeron que habían encontrado evidencia de drogas en las bolsas y el chofer confesó.
Edwin Quintana Carranza, un mexicano que estaba ilegalmente en Estados Unidos, aseguró que las bolsas le pertenecían y accedió a la revisión; además dijo que las drogas estaban escondidas en las galletas.
López y Quintana eran eslabones clave de una red de contrabando de drogas que se extiende a lo largo de miles de kilómetros desde Guatemala hasta Baltimore, según las actas judiciales y las entrevistas con los agentes involucrados en el caso. Funcionarios estadounidenses señalaron que los miembros del Cártel de Ipala —llamado así por la ciudad guatemalteca donde tiene su base— enviaron a Estados Unidos grandes cantidades de heroína escondida en comida, principalmente: galletas, bizcochos de chocolate, sopas, caramelos y otras golosinas.
El caso pone en evidencia las tácticas cada vez más sofisticadas que emplean las organizaciones de narcotraficantes para evadir los tradicionales sistemas de revisión fronteriza y los muros. Aunque Estados Unidos invierte miles de millones de dólares a lo largo de la frontera mexicana —la principal ruta del tráfico de drogas— como parte de las rigurosas medidas implementadas por el gobierno de Donald Trump en materia de seguridad fronteriza, los traficantes ya encontraron maneras de evitar las cámaras, los drones, los perros antinarcóticos y los agentes en la frontera, aseguraron los funcionarios.
Los agentes señalaron que el grupo también podría haber usado el servicio postal y los paquetes para evitar que los cárteles mexicanos les cobraran por cruzar su territorio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario